Lun - Vie : 11:00 - 20:00
Calle Castelló nº22. Madrid. 28001.

CUIDADOS DE MICROBLADING EN VERANO - Ladymagen
15
Jun

CUIDADOS DE MICROBLADING EN VERANO

CÓMO CUIDAR UNAS CEJAS CON MICROPIGMENTACIÓN

EL HIELO TE AYUDARÁ A DESINFLAMAR

Ya hemos dicho que esta técnica se basa en la inyección de pigmentos muy pequeños en la piel y, por tanto, este procedimiento puede producir una leve hinchazón o rojez en la zona. Esto puede paliarse fácilmente con la aplicación de hielo en la zona a tratar puesto que este producto tiene propiedades antiinflamatorias que te permitirán sentirte mejor.

Para ello, bastará con que cojas un poco de hielo, lo envuelvas en un paño y lo apliques sobre la ceja durante unos 5 o 10 minutos. Verás como, después, tu rostro se muestra mucho más deshinchado y, sobre todo, sientes menos molestias. En el caso en el que te vuelvan a aparecer algunos dolores, puedes volverte a aplicar hielo, siempre y cuando hayan pasado 45 minutos pues, de lo contrario, podrías quemar la piel.

Eso sí: después de cada uso de hielo, es importante que hidrates la zona pues, con el agua, se habrá resecado. Para ello, te recomendamos que uses la crema protectora que vendemos en LADYMAGEN, ya que hidratará y nutrirá la zona y presenta unos componentes que ayudan a que el pigmento tenga mayor duración ¡NO TE RASQUES!

Uno de los cuidados de la micropigmentación de cejas es que debes evitar rascarte la zona ¡por mucho que pique! Ten en cuenta que es normal que sientas picores en esta parte del rostro porque la piel se estará cicatrizando y curando del tratamiento pero, aunque sientas picor, deberás evitar rascarte.

Tampoco deberás eliminas las pieles muertas que puedas ver porque podrías modificar la micropigmentación y provocar que el resultado no sea el que buscabas. Si sientes unos picores muy intensos, prueba a mojarte la zona con agua o aplicarte hielo y, así, notarás cómo las molestias desaparecen.

NADA DE MAQUILLAJE DESPUÉS DE LA MICROPIGMENTACIÓN DE CEJAS

El maquillaje o los cosméticos que usas habitualmente para maquillar tu rostro deberán ser aparcados durante un tiempo después de haberte sometido a este tratamiento.

Es importante que este consejo lo cumplas a rajatabla ya que, sino, la zona podría infectarse debido a que es habitual que en los productos de maquillaje se acumulen bacterias que puedan infectar la ceja. Así que, evita usar cualquier tipo de maquillaje hasta que tu ceja no se haya cicatrizado al 100%.

LIMPIA TUS CEJAS A DIARIO

Otro de los cuidados de la micropigmentación de cejas es que deberás lavarlas a diario para evitar que la suciedad de acumule en la zona y, por tanto, haya peligro de infección. Debes lavarte 3 veces al día (mañana, tarde y noche) pero sin restregar ni frotar la zona tratada, bastará con que te eches agua y, después, te seques con la toalla sin frotar, sino que tan solo tendrás que dar pequeños toques para eliminar el exceso de humedad.

Después del lavado es recomendable que procedas a hidratar la zona para evitar que se escame, se irrite o se reseque la piel.

PROTÉGETE DEL SOL

Durante la primera semana posterior a haberte realizado un tratamiento de micropigmentaciónes importante que te protejas al máximo de los rayos UVA aunque, lo más recomendado, es que de 3 a 6 semanas estés completamente protegida del sol para evitar que el color pueda modificarse. Ten en cuenta que el contacto con los rayos solares podrían estropear los pigmentos introducidos en tus cejas y, por tanto, modificar tanto la coloración como el resultado final.

Por tanto, aplícate siempre protección solar de factor 50 para que tu piel esté completamente protegida de los rayos UVA pero, además, también se recomienda que uses gorros o gorras para evitar el contacto directo.

EL MAR Y LA PISCINA TAMPOCO SON RECOMENDABLES

Si te haces la micropigmentación de cejas en verano debes tener en cuenta que no podrás bañarte ni tomar el sol pues podrían afectar al resultado. El cloro y las bacterias que se hallan en zonas públicas como piscinas, mares o lagos pueden penetrar en tu herida y producir una infección en la ceja pero, además, la herida deberá estar totalmente cicatrizada antes de entrar en contacto prolongado con el agua para permitir que cierre correctamente y que, por tanto, el resultado sea el que esperamos.